Categoria: Entrevista

Javier Martínez foto


Por María Camargo y Kennia Galvez

 

El 3 de septiembre se inauguró la exposición “Hant Comcaac” de Javier Martínez en el aula Dr. Moisés Canale de Universidad Kino. Las fotografías reflejan los paisajes, las costumbres, tradiciones y ceremonias de la etnia Comcaac a través de más de veinte imágenes. María Camargo y Kennia Galvez, alumnas de primer semestre de la Licenciatura en Periodismo y Comunicación Social, tuvieron la oportunidad de entrevistar al artista quien habló sobre su experiencia en este proyecto.

 

María Camargo: ¿Cómo inició en la fotografía?

Javier Martínez: Inició como un hobby. Cerca de 15 años después fue interrumpido por que no tenía cámara. Hace cinco años lo retomé: compré mi primera cámara, la vendí, compré una mejor, la vendí, y la misma necesidad me fue obligando a comprar una cámara cada vez mejor así como sus accesorios.

 

MC: ¿Qué te motiva para trabajar en la fotografía?

JM: Me motiva poder congelar el tiempo detrás del lente por que las cosas pasan una sola vez y poder plasmar en cada fotografía esa imagen para que quede.

 

Kennia Galvez: ¿Cómo se siente al tener su primera exposición?

JM: Me siento bien emocionado. El año pasado me reporté con la gente del Instituto Sonorense de Cultura por ahí del 20 de agosto, para buscar un lugar en este festival y no alcancé porque la convocatoria había vencido un día antes. Fue así que en este año lo propuse desde antes para tener todo listo.

 

MC: ¿Por qué te interesó el tema de los Comcaac?

JM: Porque siento que como sonorense tenemos una gran responsabilidad de tener una etnia, que es la de la categoría de los Seris. Están a una hora y media de Hermosillo, y como sabes las etnias cada vez se degradan más con la sociedad, se van muriendo y esa cultura es cada vez más difícil preservarla. Cada vez es más fácil que se vayan perdiendo las raíces. Me interesa mucho darles difusión, que la gente los busque y que de alguna manera pueda ser una aportación mía para poderlos ayudar.

 

Javier Martínez exposición

KG: ¿Fue difícil entrar al territorio Comcaac?

JM: Te puedo hablar de las etnias que conozco aquí en Sonora, que son los Yaquis y los Seris. Los Yaquis son muy celosos, se tapan la cara, se voltean. Si vas a pueblos como Torim, te puedes meter en problemas con su autoridad. En el caso de los Seris las circunstancias se fueron prestando para que la gente me fuera conociendo, por que esta no es una exposición de un solo viaje, sino de un trabajo de unas 8 vueltas a Punta Chueca; ocho idas diferentes en distintos años, donde de alguna manera la gente te va conociendo y se abre un poco mas.

 

KG: ¿Cuándo fue la primera vez que visitó esta comunidad?

JM: El 30 de junio del 2012.

 

MC: ¿Qué nos puede decir del trabajo del fotógrafo en el campo laboral?

JM: A mí me gustaría vivir de la fotografía. Siento que la profesión como tal no está valorada, porque la mayoría de la gente piensa que es traer la cámara en el cuello y aplastar el botón; ustedes como comunicadoras deben de saber que no es así. El tomar una fotografía representa poder tener el equipo, y no estoy hablando nada más de la cámara sino del lente, el flash, el tripie, un filtro, todo para poder llegar a capturar una fotografía lo más parecido a la realidad y también con tu firma implícita, para que la gente vea tu trabajo y digan: esta foto es de Javier Martínez

 

MC: ¿Qué recomendación le da a los jóvenes que quieren dedicarse a la fotografía?

JM: Que le echen muchas ganas. Hay una frase con la que yo mismo me doy consuelo: “la luz brilla para todos, la fotografía es luz”. Existe mucha competencia y ahora afortunadamente tenemos mayor acceso a la tecnología y es más fácil adquirir una cámara de buenas características.

Javier Martínez Comcaac

Hant Comcaac Javier Martínez

Javier Martínez exposicion Desertscapes

_____________

Imágenes de María Camargo.

Por: Violeta García (alumna de tercer semestre de la Licenciatura en Periodismo y Comunicación Social).

 

La llegada de las redes sociales, la poca investigación, la desconfianza de las personas hacia los medios de comunicación y el poco interés, son algunos de los factores por los cuales el periodismo en nuestro país está en crisis.

El pasado martes 26 de agosto de 2014 el periodista Víctor Hugo Reyna García presentó su libro “Nuevos riesgos, viejos encuadres: la escenificación de la inseguridad pública en Sonora” (COLSON, 2014). Él es uno de los pocos periodistas sonorenses que se ha dedicado a la investigación. En esta entrevista comparte un poco de lo que fue su trabajo, así como sus opiniones acerca del periodismo en Sonora.

 

Victor Hugo Reyna

Mtro. Victor Hugo Reyna

Violeta García: ¿Por qué eligió el tema de la inseguridad?

Víctor Hugo Reyna: La inseguridad fue un pretexto. A mí me interesaba estudiar cuestiones de la tecnología en el periodismo. Hubo una convocatoria de la CLACSO; ellos querían un concurso de cuestiones de violencia y mi director me dijo que me inscribiera, porque él estaba interesado en eso. Fui y plantée el tema; no gané la beca, pero me quedé con ese proyecto y lo continué. Lo mantuve porque la desaparición de Alfredo Jiménez fue clave en la historia del periodismo sonorense, y yo sentía que hacía falta volver a ella, entenderla, contextualizarla, explicarla, para desatar ese nudo para los estudiantes de periodismo. Lo que hago en mi libro es desmitificar que la opción es arriesgarte a hacer ciertas cosas o ir a hacer notas del gobernador; no es entre uno y otro, hay infinidad de caminos. Esa era mi idea: primero como algo personal, resolviéndolo como alguien que era estudiante cuando pasó eso,  también como un docente que le toca enseñar esto a los estudiantes, y luego por una colaboración a las Ciencias Sociales. Ahora en mi doctorado ya no estoy trabajando con esto, porque ya me cansaron esas cuestiones de las muertes. Es muy desgastante emocionalmente, tanto para mí, como para mi familia. Mi trabajo si lo leen, no trae ningún aspecto que hable de ninguna organización delictiva, yo no sé de eso, ni me interesa saber, ni tampoco doy nombres de nada, yo simplemente analizo el periodismo y cómo ocurre este fenómeno. Como el Dr. Alejandro Covarrubias dijo en la presentación, más que enfocarme en esto, era como una perspectiva teórica, analizar el riesgo en la sociedad contemporánea.

 

VG: ¿Cuál es el método que utilizó para llevar a cabo su investigación?

VHR: Utilicé análisis de contenido. Agarré las primeras planas de los periódicos El Imparcial y Expreso, por cuatro años. Generé algunas categorías, por ejemplo: número de fuentes, tipo de fuentes, de qué tipo de inseguridad pública trataban. Eso lo cuantifiqué, saqué datos y números. Por otra parte, hice una selección de esas notas y las clasifiqué cualitativamente en los encuadres, como se llama el libro. Analicé el discurso, leí todas las notas, cómo caracterizaban a las víctimas. A manera de complemento levanté encuestas a periodistas, ex periodistas y alumnos de periodismo. Fue una encuesta muy breve, me ayudaron algunos alumnos. Fue para ver sus percepciones sobre los ideales del periodismo, la objetividad y la función de investigar. Eso me sirvió para seguir narrando. También hice entrevistas con algunas personas en particular. Pero como me enfoqué tanto en analizar el texto, es menor lo otro. Básicamente usé esas cuatro técnicas.

 

VG: ¿Por qué cree que los sonorenses hemos dejado de confiar en los medios de comunicación?

VHR: Los medios de comunicación han perdido sus ideales originarios del periodismo liberal como: la objetividad, neutralidad, investigación, entre otros. Eso se perdió en el periodismo local y también tiene que ver la crisis por la que atraviesa. No hay ningún medio que se pueda sostener solo con la circulación o la publicidad legal. Entonces es ahí donde entran las cuestiones de corrupción. Aunque sea legal que un periódico venda una página completa al gobierno, es anti-ético hacerlo disfrazado de noticia, y ahora todo el mundo sabe que los periódicos están haciendo esas prácticas que 10 años atrás no existían, entonces sí hay un cambio radical, hay un retroceso. En Estados Unidos, cuando comenzó a surgir la prensa impresa, los primeros periódicos eran anunciantes, se llamaban el Advertiser, y esos periódicos eran solamente publicidad, y algún contenido periodístico y ahora como que estamos regresando a eso, pienso que es bastante peligroso. Yo entiendo que la gente no quiera comprar el periódico, porque en primer lugar, ¿para qué vas a comprar el periódico? Está disponible en línea y es gratuito, número dos, las noticias que salen en el periódico ya las viste en línea en cualquier otro lugar, y número tres, el periódico no ofrece nada distinto o a profundidad. Son esos elementos que están ahí, por los cuales la gente ha dejado de confiar.

 

Nuevos riesgos, viejos encuadres la escenificación de la inseguridad pública en Sonora

VG: ¿Considera que las redes sociales están democratizando la información?

VHR: Sí y no. Las redes sociales permiten que se haga el discurso de alguna manera horizontal, pero también se fragmentan. Si uno antes tenía la referencia a El Imparcial, volvemos al mismo ejemplo donde todo el mundo recurría a esa fuente; ahora como hay tantas fuentes de información, se fragmenta y eso impide que las organizaciones periodísticas serias tengan esa influencia social. Necesitamos que haya una prensa fuerte para tener una democracia, y las redes sociales para muchos es la panacea, pero no son la solución. Por ejemplo: nosotros usamos las redes sociales y puedes estar “aquí comiéndome un sushi con mi amorcito”; no hay ninguna situación democrática, ni periodística. Yo lo decía incluso en algunas entrevistas, caemos en un error al decir que tenemos twitter y ya estamos siendo periodistas, eso no es tan fácil. Sin embargo, el internet tiene sus pros: permite que se publiquen contenidos que en otros espacios no se publicarían. Yo creo que hay un espacio importante para jóvenes estudiantes de periodismo, que generen sus propias mini organizaciones con un blog. Ese es el camino que tendrían que seguir los nuevos estudiantes para practicar y después tal vez incluso consolidarlo como una empresa.

 

VG: ¿Cómo podemos resolver el problema de la confianza en los medios?

VHR: La calidad puede contribuir a retomar la confianza, pero también hay que relacionarse de otra manera con el público. Tradicionalmente, la relación de los medios y de los periódicos con el público es anónimo, o un público que cuando es visible, es por ejemplo: “Hablé al Tata Chile bola para que me festejara mi cumpleaños”. Lo que necesitamos es tener un contacto más cercano con la audiencia, y no es tanto darle al público lo que quiere, sino considerarlo. Ahorita los periódicos están muy distanciados de la audiencia, porque sólo están interesados en la clase política. Esta clase es la que financia el periódico y es la que lo consume, entonces el lector no existe, ni tampoco hace falta en esta operación. Aquí tiene mucho que ver, creo, esta cuestión del modelo informativo de géneros. El género informativo ya está desfasado, entonces yo creo que hay que pensar en otras maneras de acercarse al lector, no nada más con la nota piramidal.

 

VG: ¿Qué le recomendaría a los estudiantes de periodismo?

VHR: Tienen que ponerse a leer, aparte de literatura, qué se está discutiendo en otros lugares. Yo recomiendo un libro que se llama Periodismo postindustrial de C.W. Anderson, Emily Bell y Clay Shirky. Mi recomendación a los estudiantes de periodismo, cómo alguien que egresó de ahí, sería que piensen en ser sus propios jefes. Yo le voy más a una cooperativa de ocho o diez estudiantes a que otros dos estudiantes quieran estar de noteros en un periódico, porque en un periódico los horarios, los sueldos, la presión, no siempre son lo mejor para alguien joven. Todos los que hemos pasado por ahí, hemos sufrido. Aunque desde luego los medios tradicionales tienen su ventaja porque ahí vas a aprender. Creo que hay que buscar a la gente que te pueda enseñar algo dentro de los medios.

_________________

Fotografía de Renée Holguín.