Categoria: CONIEDUK2015

El académico cubano compartió a los asistentes de Conieduk 2015 la visión del Sistema Educativo Valladolid que promueve que los centros educativos sean en sí mismos una fuente de cultura y felicidad.

Dr. Bernardo Trimiño Quiala

Hermosillo, Sonora a 16 de octubre de 2015.- Una propuesta para traspasar las fronteras del aprendizaje y convertir a las escuelas en una fuente de cultura que impacte en la felicidad de los alumnos, fue la que llevó el Dr. Bernardo Trimiño Quiala a los asistentes del Congreso Internacional de Educación (ConiedUK 2015).

El académico, originario de Cuba, ofreció la conferencia magistral “La escuela como proyecto cultural – comunitario. Una respuesta a las demandas del Siglo XXI”, en la que compartió la visión del Sistema Educativo Valladolid, institución en la que se desempeña como profesor-investigador y coordinador del Sistema Valladolid en Mazatlán.

Trimiño Quiala reflexionó sobre la función de los docentes, que no deben limitarse a ser solo proveedores de información, pues los alumnos pueden adquirir el conocimiento fuera de la escuela, pero la educación solo pueden adquirirla a través del profesor.

Para ejemplificar esta barrera, el académico citó una frase celebre del cantante John Lennon: “Cuando fui a la escuela me preguntaron qué quería ser cuando fuera grande. Escribí ‘feliz’, me dijeron que yo no entendía la pregunta. Les dije que ellos no entendían la vida”.

De esta manera, el académico planteó la pregunta a los futuros maestros de Sonora: ¿Cómo se deben organizar las escuelas para que sean fuente de cultura y felicidad?

“¿Y por qué hablar de cultura y no solamente de aprendizaje? Porque hoy la cultura no solo es una batalla por el conocimiento, la cultura es la batalla de vida o muerte de la cual depende nuestra condición humana y la vida en sociedad”, señaló Trimiño.

El proyecto cultural – comunitario es un proceso planificado de construcción colectiva que incluye a toda la comunidad educativa, dentro y fuera de la escuela, que tiene como base las tradiciones y la perspectiva de desarrollo social para elevar el nivel cultural de todos los participantes, detalló.

Y compartió algunos pasos para poner en marcha un proyecto cultural comunitario, iniciando con la planeación del mismo en el inicio del año escolar y la creación del equipo coordinador que debe integrar al personal directivo de la escuela y a miembros de la comunidad; seguido del diagnóstico de la realidad de la escuela que incluye aspectos tan sencillos como evaluar si la comunidad educativa conoce la historia y el origen de su escuela, porque no se puede amar lo que no se conoce.

Los siguientes pasos son asumir que los proyectos deben simplificarse y no necesitar de lo que no se tiene para llevarlos a cabo. Hacer con lo que se tiene; ubicar los espacios internos y externos donde se pueden realizar las actividades culturales; realizar una presentación colectiva de los proyectos programados a los padres de familia y buscar sus propuestas y participación.

Para concluir su intervención, el Dr. Trimiño compartió con los asistentes una frase del político, pensador, poeta, filósofo y escritor cubano José Marti: “Los niños son la esperanza del mundo. Los niños nacen para ser felices”.

Y este, afirmó, debe ser el compromiso de los docentes: fomentar que los niños sean felices en las escuelas, que se entusiasmen por ir a ellas y permanezcan todo el ciclo escolar.

Bernardo Trimiño Quiala es Licenciado en Educación con especialidad en Biología, Maestro en Didáctica de la Biología, Doctor en Ciencias Pedagógicas y miembro activo del Departamento de Gestión de Calidad de la Universidad de Guantánamo, Cuba.

Orietta Fupen

Por María Camargo

La Dra. Silvia Schmelkes del Valle, Directora del Instituto Nacional para la Evaluación (INEE), habló sobre la importancia de la nueva reforma educativa en el marco del Congreso Internacional de Educación de Universidad Kino CONIEDUK2015, en la conferencia magistral “La evaluación educativa y la calidad de la educación”. Después de su conferencia pudimos platicar con ella, quien nos compartió algunas reflexiones sobre los problemas que enfrenta la educación en México  y cuales son los objetivos de esta nueva Reforma Educativa.

María entrevistando a Silvia

 

¿Cuál es la importancia de la Reforma Educativa?

Yo creo que hay que reconocer que México tiene problemas educativos importantes. Tiene un problema de calidad, un problema de equidad en su educación, de niños que no están en la escuela, niños que teniendo edad para asistir están fuera de la escuela, sobre todo porque desertaron. Hay un problema fuerte de deserción, de problema de baja cobertura en la educación media superior a pesar de que ya se decretó como educación obligatoria y uno de baja cobertura en Educación Superior. Tenemos un rezago educativo muy grande en los adultos mayores. Esas cosas las tenemos que enfrentar como país, son problemas educativos que nos colocan por debajo de donde debiéramos estar en materia educativa y por eso es necesario una Reforma Educativa.

Esta reforma de alguna manera atiende los obstáculos que históricamente se habían presentado para poder hacer transformaciones en la educación y atender estos problemas más importantes. Uno de ellos fue que el estado perdió la rectoría en materia educativa  y ya no tenía control sobre los elementos fundamentales de un proceso educativo: docentes y directivos. Entonces a lo que va la Reforma Educativa es justamente a recuperar ese control, esa rectoría del estado y por eso regula en este momento la profesión docente y la profesión directiva. Esa es la orientación fundamental de la reforma. No es la única, también la reforma prevé la autonomía escolar y el asunto de poner a la escuela al centro. Provee una reforma curricular y una reforma en los métodos del estudio, así como una reforma de la infraestructura escolar que también ha estado sumamente abandonada. Fundamentalmente de lo que se trata es de que el estado recupere la rectoría, para poder formar las decisiones importantes de transformaciones del sistema.

 

¿Considera que tiene alguna limitante?

Sí, yo creo que tiene muchas, porque en este momento el país está pasando por un proceso económico complicado con las bajas de los pecios del petróleo y esta es una reforma que necesita recursos. Si queremos mejorar la infraestructura educativa necesitamos recursos, si necesitamos mejorar la formación de los maestros, necesitamos recursos y en la escasez de presupuesto que tendremos en los próximos años se presenta un obstáculo.

 

¿Cuál considera que es el panorama de la Educación Básica actual?

Considero que tenemos una Educación Básica muy desigual. Desgraciadamente no es lo mismo la Educación Básica que ocurre en las ciudades, que en las zonas de clase media y a las zonas marginales urbanas, zonas rurales, zonas indígenas. Todos nuestros resultados de evaluaciones nos dicen que quienes están en el último lugar de logro académico son las escuelas indígenas y las escuelas rurales y también tenemos un problema con las zonas marginales y  las zonas urbanas, y como nosotros creemos que la educación tiene que ser el mecanismo igualador de excelencia es necesario aprender de este problema de desigualdad educativa, al mismo tiempo que nos preocupamos porque todos los alumnos logren los resultados esperados.

 

Aquí en Sonora se están entregando iPad a los niños de primaria, ¿usted apoya esta iniciativa?

A mí me parece que tenemos una brecha digital, tenemos que subirnos a la ola de la tecnología, sirve muchísimo para muchas cosas, entre ellas el aprendizaje. Se tiene que hacer muchas cosas para que las iPad funcionen adecuadamente. El maestro tiene que estar capacitado, tiene que haber una pedagogía para el uso de la tecnología que no se ha definido, entonces esas cosas ojalá se vayan desarrollando para que podamos sacarle el mejor provecho a esta tecnología que se les está entregando a los niños.

 

¿Qué beneficios les traería esta tecnología a la Educación Básica?

Es una herramienta más para el aprendizaje. Así lo veo yo, como una herramienta más. No es una revolución, pero es una herramienta adicional, eso siempre es muy útil, muy valiosa, muy potente, ojalá podamos aprovecharla.

La Directora del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), Dra. Sylvia Schmelkes, habló de los retos de la Reforma Educativa respecto a la medición del desempeño de los maestros mexicanos.

Dra. Sylvia Schmelkes

Hermosillo, Sonora a 16 de octubre de 2015.- Quienes hoy se preparan para ser maestros, tienen el reto de ser verdaderos profesionales de la educación y son parte de un nueva generación de docentes que debe comprometerse con la calidad educativa y la mejora continua, sugirió la Dra. Sylvia Schmelkes del Valle, Directora del INEE, durante su participación en el Conieduk 2015.

Frente a más de 400 académicos, investigadores y alumnos asistentes al Congreso Internacional de Educación 2015, la Dra. Schmelkes ofreció la conferencia magistral “Profesionalización Docente y Calidad de la Educación”, en la que habló del proceso de evaluación nacional al que deben someterse los docentes tras la Reforma Educativa.

“La reforma busca que los nuevos maestros que ingresen al sistema sean los mejores y los que ya ejercen en las aulas se profesionalicen, para eso se evaluará su desempeño y los resultados de esta evaluación determinará su profesionalización”, señaló.

Afirmó que un maestro profesional prepara a sus alumnos con lo que hoy necesitan para desempeñarse mañana, pero el maestro también atiende las necesidades de hoy. Aprovecha las ventanas de oportunidad que a lo largo de su crecimiento presentan los niños y niñas y que la neurociencia ha descrito como los momentos propicios para lograr el aprendizaje de ciertos contenidos.

La Dra. Schmelkes retrató el contexto histórico del sistema educativo mexicano que hasta ahora no se había preocupado en distinguir entre buenos y malos maestros, pero que hoy en día plantea transformar esa calidad y reconocer el profesionalismo de los docentes, dándoles elementos desde su formación inicial para un ejercicio cada vez más responsable de su profesión.

Recordó que, por primera vez, la SEP definió el concepto de “docente profesional”, y para ello desarrolló perfiles con los que fue posible iniciar el proceso de evaluación educativa.  Estos perfiles están desglosados en parámetros y a su vez en indicadores que permiten medir el grado de profesionalización del maestro e incentivar su mejora.

Los perfiles docentes abarcan cinco dimensiones en cuanto lo que sabe, lo que hace, cómo se prepara, su formación ética y sus logros de vinculación.

Primero, un buen docente conoce a sus alumnos, sabe cómo aprenden y lo que deben aprender; segundo, organiza y evalúa el trabajo educativo y realiza la actividad didáctica pertinente; tercero, se reconoce como profesional y se mejora continuamente para preparar a sus alumnos; cuarta, asume las responsabilidades legales y éticas inherentes a su profesión para el bienestar de sus alumnos; y quinta, fomenta el vínculo entre escuela y comunidad para asegurar que todos sus alumnos concluyan su educación.

El ejercicio docente es complejo y por tanto la evaluación también es compleja, pero no significa que dejará sin empleo a los docentes que ya están en el sistema, pero sí que evaluará su desempeño y acompañará su capacitación para lograr su profesionalización.

Si los resultados de la evaluación docente son insuficientes, el maestro deberá enfrentar el proceso en dos ocasiones más en los dos años siguientes y si aún después de recibir el acompañamiento no muestra mejora deberá dejar el aula, pero no pierde su empleo.

Si sus resultado son suficientes deberá evaluarse cada 4 años. Y si sus resultados son destacados, entonces tendrá el acceso al nivel 1 de promoción profesional con el que se buscará recompensar su esfuerzo con un aumento en su ingreso

“Escuela y maestro tenemos que promover que la sociedad nos exija, conocer los derechos de la comunidad y promover que la sociedad conozca sus derechos, darle a conocer los propósitos que se plantea la escuela con respecto a los logros de aprendizaje de sus alumnos. Tenemos que evaluar en conjunto con la comunidad para proponernos nuevas metas de mejora continua”, concluyó la Dra. Schmelkes.

La Dra. Sylvia Schmelkes del Valle es licenciada en Sociología con Maestría en Investigación Educativa de la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México y cuenta con más de 40 años de experiencia en investigación educativa.

Orietta Fupen