Categoria: Alumnos

IMG_3421

Por Dafne Rodríguez

 

Siendo alumna de 8vo. semestre de la Licenciatura en Ciencias de la educación, Yuleivi Montaño tuvo la oportunidad de haber publicado un libro, gracias al proyecto dirigido por el maestro Javier Santoyo, en el cual ella y otros alumnos de la misma carrera realizaron la meta de publicar escritos de diferentes géneros. Su libro se llama “Te regalo mi libro”.

 

¿Qué fue lo que te impulsó a escribir este libro?

Siempre me ha gustado la lectura y todo lo que es su contexto, pero cuando entré aquí a la universidad empezó a crecer más mi gusto gracias a la maestra Ma. Jesús Romero. También un maestro que nos daba filosofía, después de entregarle un ensayo, me acuerdo muy bien que me dijo: “sigue escribiendo”, aunque yo no le tomé mucha importancia. No fue hasta que llegué a sexto y séptimo semestre, que el maestro Javier Santoyo me comentó que traía la idea de hacer un libro y que si me interesaba. Yo le dije que sí, que no estaría mal y fue ahí donde empecé.

 

¿Cómo fue la experiencia?

Muy grata y significativa. Mis escritos se basan  en lo que veo en la vida diaria. Cuando voy en el camión, si veo algo que me interesa, empiezo a imaginar y desde ahí comienzo a escribir algo. Para mí son experiencias que son significativas y me dejan una enseñanza.

 

¿Cómo describirías tu libro en tres palabras?

Significativo, especial y único.

 

¿Qué  recomendarías a las personas que estén interesadas en publicar algún tipo de escrito?

Pienso que todos llevamos un lector dentro, no como los grandes escritores que existen, pero tan siquiera una frase, un pequeño poema o un enunciado puede hacer que le demos un significado valioso. Yo digo que se animen, que no tengan miedo, quizá no para publicar un libro, sino que quede para ellos como experiencia, para sus amigos o sus familiares. No se van a arrepentir, cuando pasen los años y vean lo que escribieron, tal vez se rían y se pregunten: ¿de esta manera pensaba? Queda como recuerdo y como historia.

Área recreativa inauguración 2

El viernes 13 de febrero se llevó a cabo la inauguración del área recreativa en la Preparatoria Kino. En un evento donde estuvieron presenten los alumnos de la preparatoria, docentes, personal administrativo y directivos de la Universidad Kino, se realizó el corte de listón por parte de la Sociedad de alumnos de dicha preparatoria.

Al respecto el rector, Dr. José Rentería Torres, comentó que la finalidad de este proyecto es que el alumno tenga una formación integral, que no solo sean buenos estudiantes académicos o técnicos, sino que sean buenos estudiantes de la vida, y para poder lograr una mejor formación personal es fundamental saber vivir y convivir. Aseguró también que gracias a estos espacios se aprende a vivir, a sonreír y saber poner nuestro mejor rostro con el otro.

Este espacio es un lugar que pretende fomentar la convivencia entre los alumnos así como realizar diferentes tipos de actividades. El área cuenta con dos mesas de ping-pong, bancas para descanso, mesas que funcionan como punto de reunión y malla sombras. Cabe destacar que gran parte del material utilizado en esta nueva área es reciclado. (Redacción)

Área recreativa inauguración 3

 

Área recreativa inauguración

 

Área recreativa

Yo soy Charlie
Kennia Gálvez*

Hablar sobre Charlie Hebdo es un tema bastante polémico que se debe ver desde distintos ángulos, escuchar tanto a la víctima como al victimario para poder tener una postura acerca del hecho, no antes, ya que se haría lo que ocurre normalmente en los medios de comunicación: presentar una sola versión del acontecimiento.

Tomar una postura entre Yo soy Charlie y No soy Charlie, se torna un debate filosófico entre tus creencias (háblese tanto de religión, cultura, política, orientación sexual, etc.) y la libertad de expresión. Si eliges uno estarías haciendo menos al otro, por ejemplo, si dices que eres Charlie estarías aceptando que se puede ofender a los demás a tal punto de ridiculizar sus creencias; más si eliges el otro aceptarías que los ataques presentados tienen una justificación válida y no es así. Ya que nadie tiene el derecho de arrebatarle la vida a una persona, ese solo es un trabajo divino (a mi parecer) que solo un ser tan perfecto y justo como Dios lo puede hacer.

Normalmente trato de tener una postura objetiva en donde mi religión no influya mucho en mis comentarios y pensamientos, para no caer en lo que muchos llaman “fanatismo”, pero en este caso siento necesario que debo hacerlo. Ya que entiendo su ira, su ofensa e impotencia al ver que una persona ajena a su religión se burle tan grotescamente de ella, cuando ni siquiera la conocen verdaderamente, solo por encima, guiándose por los estereotipos que la sociedad ha creado sobre ella. Pienso que antes de burlarse deberían conocer bien de qué trata, no es lo mismo su pensamiento “ateísta” (de la religión que sea) a lo que un creyente practicante de un dogma piense.

Charlie era muy burdo con sus caricaturas, algunos dirán que solo presentaban la realidad de una forma divertida y que a muchos no les agradaba que se las mostraran, pero no creo que sea así; ya que obviamente ellos no eran objetivos, si lo fueran sus caricaturas serían de otro tipo. Acá es donde inicia el debate. La libertad de expresión y la tolerancia son dos valores fundamentales que van de la mano, no puedes decir que un valor es más importante que el otro, todos son igualmente necesarios para vivir en sociedad.

Por ejemplo, si se hiciera una caricatura donde se hablara del homosexualismo como una aberración (cosa que algunas personas y religiones lo creen) al estilo Charlie Hebdo, abanderados con la excusa de la libertad de expresión, la mayoría de las personas se sentirían ofendidas y descalificarían al semanario, volviéndose un tema bastante polémico, hasta varias organizaciones a favor de los derechos humanos tendrían que intervenir (quizá) y me gustaría imaginar que en ese escenario Charlie si pediría una disculpa. Pero ¿por qué con ese tipo de tema la mayoría de la gente se uniría a favor de apoyar la causa de la comunidad afectada? ¿Acaso la libertad sexual y la libertad de expresión son más importantes que la libertad de culto? Al final de cuentas, es libertad en ambos lados y debe haber tolerancia y respeto para los creyentes de cada una de estas.

El tema de la libertad es algo complicado y confuso, en el cual nunca nos pondremos de acuerdo. Así que en cuanto al hecho mismo me declaro demócrata en el sentido de que defiendo a Charlie, pero no soy Charlie; tal como hizo alusión el escritor Juan Villoro.
_________________
*Alumna de segundo semestre de la licenciatura en Periodismo y Comunicación Social en la Universidad Kino.

La imagen pertenece a la portada de la siguiente edición del semanario después del atentado. Bajo la frase “Todo está perdonado”, Mahoma sostiene un papel que dice “Yo soy Charlie”.